¿Es el peso corporal reflejo de salud?

febrero 12, 2022

Después de una intervención nutricional o cambio de hábitos, lo que marca la báscula siempre ha sido un tormento o una alegría para muchos. Esa variación de peso corporal determina el éxito o el fracaso de nuestra conducta, pero ¿es indicativo de salud? ¿Estamos poniendo el foco en lo que realmente refleja nuestro estado metabólico? ¿Puede la báscula que tenemos en casa indicarnos de forma fiable nuestro progreso? La respuesta es no, y ahora veremos el por qué.

El peso que lleva en casa toda la vida no es un reflejo realista de nuestra salud o de los avances que hayamos podido conseguir tras decidir mejorar la alimentación y/o estilo de vida. La razón principal es que esos kilos que aparecen en pantalla no distinguen entre si provienen de grasa o de masa muscular, es decir, no reflejan la composición corporal. Esta es la realmente importante y en la que debemos basar nuestros avances a la hora de hablar de salud.

Por ejemplo, una herramienta que se utiliza para clasificar los distintos tipos de sobrepeso es el Índice de Masa Corporal (IMC), el cual se calcula únicamente teniendo en cuenta el peso y la altura de la persona. Por este motivo, muchas veces no resulta un método fiable para hacerse una idea completa del estado físico, ya que no está considerando otros parámetros relevantes como por ejemplo la cantidad masa muscular.

El análisis de la composición corporal determina la cantidad de grasa (generalmente distinguiendo grasa visceral), masa muscular, tejido óseo y agua. Es decir, que un mismo peso puede corresponder a composiciones corporales muy diferentes. Por ello, ir más allá del peso analizando la composición corporal es un reflejo más real y fiable a la hora de medir las diferentes mejoras que se hayan podido producir en nuestro estado de salud.

No obstante, para realizar un análisis de composición corporal es necesario contar con básculas más precisas y sofisticadas de bioimpedancia. Y aunque es cierto que cada vez hay más opciones disponibles en el mercado, hace que sea más complicado tener una a mano. En este caso, podemos usar otros indicadores, como por ejemplo el perímetro de cintura y/o de cadera, para los que solo necesitamos una cinta métrica. También podemos hacer un seguimiento de nuestra calidad del sueño, de nuestro estado de ánimo y sensaciones generales, o de cómo nos sienta la ropa. Todo ello son indicadores de salud que van más allá del peso y que son igualmente relevantes. En Oorenji podrás anotar y hacer un seguimiento de estos factores para tener una visión más completa de tu progreso y de tu estado físico, además de ayudarte a llevar una alimentación saludable de forma sencilla y divertida. ¡Empieza hoy!


Deja una respuesta

es_ESSpanish